Declararse en bancarrota es una de las decisiones financieras más serias que una persona puede tomar. Pero a veces, es la única forma de lograr realmente un nuevo comienzo. La quiebra es un procedimiento legal que le permite obtener una liberación de su obligación de pagar ciertas deudas. Para cualquiera que se enfrente a una deuda extrema, declararse en bancarrota puede ser la mejor opción para salir del agua. La bancarrota no es un viaje gratis. Según su situación y las leyes de su estado, es posible que deba liquidar parte de sus bienes o activos. Una declaración de bancarrota se convertirá en parte de su informe crediticio durante los próximos 10 años, lo que hará que sea más difícil y costoso obtener un nuevo crédito. Esto puede afectar su capacidad para alquilar un apartamento, comprar o alquilar un automóvil o incluso comprar un seguro.

Comprender sus opciones antes de tomar una decisión

Una sesión de asesoría de crédito de bancarrota con NFCC ayudará a garantizar una comprensión completa de las posibles ventajas, desventajas y alternativas a declararse en bancarrota antes de tomar medidas.

En general, la bancarrota es una opción de último recurso y debe buscar la consolidación de deuda o un plan de administración de deuda de antemano. Un asesor de crédito de la NFCC puede ayudarlo a asegurarse de que esté al tanto de estas opciones y hablar sobre las consideraciones que son importantes para usted, incluso si declararse en bancarrota afectará su autorización de seguridad.

Declararse en bancarrota es una decisión trascendental, y estamos aquí para asegurarnos de que tenga todos los hechos.

Conéctese con un asesor de crédito

Principales tipos de bancarrota personal

Capítulo 7

Esta es la forma más común de quiebra individual. Según el Capítulo 7, se designa un síndico para vender o liquidar cualquiera de los bienes o propiedades no exentas del deudor con el fin de recaudar dinero para realizar pagos a los acreedores. (Los ejemplos de activos no exentos incluyen un segundo automóvil, reliquias familiares o una colección de monedas). Un activo exento es una propiedad que la ley le permite conservar.

Capítulo 13

Esta es una opción para personas con ingresos regulares. Según el Capítulo 13, puede pagar toda o parte de su deuda en un período de tres a cinco años a través de un plan de pago mensual aprobado en el tribunal de quiebras. Según el Capítulo 13, un síndico supervisa el caso y administra los pagos a los acreedores, pero no toma posesión de los activos no exentos.

Existe una buena posibilidad de que sus tarjetas de crédito sean canceladas si se declara en bancarrota, lo que puede complicar las transacciones rutinarias que requieren una tarjeta de crédito como depósito o como forma de garantía. Y, debido a que la bancarrota es un asunto de dominio público, podría generar un estigma en su comunidad o interferir con las perspectivas de empleo en el campo elegido.

Tan atractivo como puede parecer empezar de nuevo, tendrá un costo. Es por eso que declararse en bancarrota se considera un último recurso.

¿Listo para conectarse o aprender más sobre nosotros?