Desastres financieros inesperados: emergencias médicas

imagen de ilustración de blog
imagen

Hemos estado discutiendo emergencias financieras y cómo prepararse y manejar gastos inesperados. Quizás el desastre financiero más común en los Estados Unidos es también mucho más que just una emergencia financiera. Estamos hablando de eventos médicos significativos, que pueden causar estragos en su situación financiera junto con la creación de dificultades físicas y emocionales.
El problema de la deuda médica
Se estima que los estadounidenses tienen más de $ 140 mil millones de dólares en deuda médica. La deuda médica también es el tipo de deuda más común en los cobros. De hecho, ¡hay más deudas médicas en cobro que todas las demás categorías de deuda combinadas (incluidas las tarjetas de crédito y los préstamos para automóviles)!

¿Por qué la deuda médica es un problema tan importante? Para empezar, las facturas médicas son simplemente más caras de lo que muchas personas pueden pagar por adelantado. los Informes de la Oficina del Censo de los Estados Unidos que el 19 por ciento de los hogares no pueden pagar las facturas médicas de inmediato. La cobertura de seguro, o la falta de ella, es otro factor que contribuye. La Oficina del Censo también informó que “el 16.2 % de los hogares con cobertura de seguro médico para todos los miembros durante todo el año (totalmente asegurados) tenían deudas médicas en comparación con el 30.8 % de los que no estaban totalmente asegurados”. El seguro es un factor importante en la cantidad de deuda médica que asume un hogar, ya que los hogares con seguro completo generalmente asumirán cantidades más bajas de deuda médica que los hogares sin cobertura completa.

Por supuesto, los ingresos y la estabilidad financiera general también juegan un papel importante. En el informe de la Oficina del Censo, los hogares con patrimonio neto negativo o cero, los hogares que no pueden pagar el alquiler o la hipoteca y los hogares con ingresos por debajo del umbral de pobreza tenían más probabilidades de tener una "deuda médica alta", que se definió como una deuda superior a 20 por ciento de los ingresos anuales del hogar.
Prepararse para una emergencia
Las estadísticas sobre la deuda médica indican que hay algo de verdad en el viejo dicho de que “una onza de prevención vale una libra de cura”. Al colocarse en la mejor posición financiera posible, estará mejor preparado para capear la tormenta de una emergencia médica inesperada. Por supuesto, esto puede no significar que pueda evitar la deuda por completo. No estamos sugiriendo que la deuda médica pueda descartarse y evitarse fácilmente con unos pocos pasos simples, y ciertamente no estamos sugiriendo que tener una deuda médica signifique que ha sido financieramente irresponsable. La realidad es que las facturas médicas son un importante problema financiero estadounidense que muchos políticos, sociólogos, defensores de los consumidores y otros están tratando de resolver. Hay muchas situaciones en las que puede hacer todo bien desde la perspectiva de las finanzas personales y aun así terminar con una enorme factura médica que no puede pagar.

Dicho esto, siempre es una buena idea implementar algunas estrategias básicas de finanzas personales. Estos son hábitos financieros inteligentes en general, y pueden ayudar a minimizar o evitar problemas de deuda médica en muchos casos.

Nuevamente, estas son estrategias muy simples y se trata de colocarse en la mejor posición financiera posible para que pueda pagar facturas inesperadas (médicas o de otro tipo):

  1. Presupuesto y recorte de gastos. Desarrolle un presupuesto por escrito para que sepa exactamente cuáles son sus obligaciones financieras cada mes y para que pueda identificar los gastos que no son necesarios. En la medida de lo posible, elimine los gastos innecesarios de sus gastos mensuales, lo que aumentará su tasa de ahorro al instante.
  2. Construir un fondo de emergencia. Trate de reservar dinero de cada cheque de pago y construya un “colchón” o fondo de emergencia de al menos seis meses de gastos.
  3. Incrementa tus Ingresos. Este es el paso más difícil, pero considere formas en las que podría aumentar sus ingresos. Esto podría significar solicitar un ascenso o un nuevo trabajo, o aceptar un trabajo extra o de medio tiempo. Incluso puede ser tan simple como vender pertenencias que ya no necesita o usa. La idea es simplemente aumentar los ingresos para aumentar los ahorros y su capacidad para capear una tormenta financiera.
  4. Evalúe cuidadosamente las opciones de seguro. Si tiene un seguro de salud a través de un empleador, o de otro modo, asegúrese de revisar sus opciones cuidadosamente. Cuando tenga múltiples opciones, querrá considerar qué plan es el adecuado para sus necesidades. En algunos casos, es mejor tener un seguro con pagos mensuales más altos (primas) que cubra un alto porcentaje de sus facturas. En otros casos, podría tener sentido elegir un plan con una prima más baja y reservar más dinero como reserva para posibles facturas médicas. El proceso de revisión de planes puede ser confuso. Considere pedirle a un familiar, amigo, compañero de trabajo o representante de recursos humanos con conocimientos que revise con usted y responda cualquier pregunta que pueda tener.

Manejo de una emergencia médica
Hemos discutido algunas de las formas en que puede prepararse para lo inesperado, pero ¿qué hace cuando ocurre una emergencia médica? En una verdadera situación de emergencia, no tendrá la ventaja del tiempo. Esto significa que no podrá "comprar" un procedimiento para comparar precios o prepararse para su atención médica. En este sentido, estarás a merced de las circunstancias, por eso los pasos anteriores son tan importantes, ya que te pondrán en la mejor posición posible.

Por lo general, en una situación de emergencia, irá al hospital, se someterá a un procedimiento u otra forma de atención médica, y recibirá una factura antes de que pueda pestañear o conversar sobre los costos de los impactos financieros.

Una vez que se le facture, puede considerar cómo seguir adelante. Hay dos pasos principales que debe seguir: revisar/negociar y realizar pagos.
Negociación
Desafortunadamente, muchas personas no piensan en revisar cuidadosamente sus facturas médicas o en negociar la cantidad que deben. Este paso es muy importante y podría resultar en una gran diferencia de precio. Querrá comenzar revisando sus facturas médicas en detalle. Asegúrese de recibir facturas detalladas que enumeren cada uno de los cargos. Si tiene seguro, compare esto cuidadosamente con la explicación de beneficios (EOB) que le enviará su aseguradora. Asegúrese de entender qué cubre el seguro y por qué no cubre otros gastos. Asegúrese de que todo lo que le cobraron sea correcto y que realmente sea parte de su atención médica. No dude en llamar a su aseguradora para hacer preguntas específicas sobre la factura, y también puede llamar directamente al proveedor.

Una vez que esté seguro de que sabe lo que debe y para qué es, a menudo todavía hay más espacio para negociar. Es posible que pueda ofrecerle al proveedor una suma global con descuento. Alternativamente, puede consultar sobre un plan de pago que le permita pagar las facturas en su totalidad durante un largo período de tiempo. Los términos de este plan pueden ser aún mejores si puede proporcionar pruebas de dificultades financieras. Asegúrese de preguntar si el proveedor médico tiene un programa formal de asistencia financiera y vea si puede calificar.
Reembolso
Idealmente, el proceso de negociación conduciría a un buen resultado: podría reducir su factura a un monto razonable e ingresar a un plan de pago asequible. Si eso no llega a buen término, puede ser un buen momento para comunicarse con un asesor de crédito para discutir sus opciones y hacer un plan para seguir adelante. Por lo general, querrá evitar poner la deuda médica en una tarjeta de crédito si es posible. Hay tarjetas de crédito diseñadas específicamente para facturas médicas, pero incluso esas no siempre son una gran opción, ya que a menudo acumulan intereses significativos después de un período introductorio de bajo interés y pueden llevarlo a un ciclo de deuda de tarjeta de crédito.

Obtener un préstamo personal u otra deuda puede no ser evitable en algunos casos, pero primero querrá explorar todas las demás opciones.
Resumen Final
La deuda médica es un problema importante para millones de estadounidenses, y una emergencia médica probablemente afectará a todas y cada una de las personas en algún momento. Empieza a pensar en cómo prepararte para lo inesperado. Afortunadamente, los pasos para prepararse para las facturas médicas son esencialmente los mismos pasos que lo pondrán en una posición financiera generalmente sólida. Si puede tomar esos pasos, estará mejor preparado para manejar una emergencia médica.

Cuando ocurra una emergencia médica, recuerde revisar cuidadosamente sus facturas y trabajar en estrecha colaboración con su seguro y proveedores de atención médica para garantizar la precisión. A partir de ahí, es de esperar que pueda elegir entre múltiples opciones de pago. Recuerde que asumir una deuda adicional debe ser el último recurso.
Si ya está lidiando con una deuda médica o necesita ayuda para planificar una emergencia financiera, recuerde que la asesoría crediticia puede ser un recurso invaluable. Puedes hable con un asesor de crédito certificado por la NFCC hoy para obtener más información sobre cómo pueden ayudar.