Manejo del Dinero para el Hogar “Boomerang”

nat_sillin_bio_grandePor Nat Sillin
Los hogares multigeneracionales no son nada nuevo: antes de 1950, padres, hijos, abuelos y miembros de la familia extendida que vivían bajo el mismo techo no solo eran comunes, sino también inteligentes. Los hogares combinados que comparten los gastos de subsistencia, el cuidado de los niños, el cuidado de los ancianos y las tareas de mantenimiento hicieron que la vida fuera más asequible. Debido a las recientes realidades económicas, la vida multigeneracional ha ido en aumento para muchas familias.
Un 2014 Pew Research Center análisis mostró que un récord de 57 millones de estadounidenses, equivalente a un poco más del 18 por ciento de la población de EE. UU., vivía en hogares familiares multigeneracionales en 2012, el doble que en 1980. El principal impulsor eran los adultos jóvenes de 25 a 34 años. Según Pew, casi el 24 por ciento de este grupo de millennials mayores vivía en hogares multigeneracionales, frente a casi el 19 por ciento en 2007 y el 11 por ciento en 1980.
¿Qué está haciendo que los niños se muden de casa? A informe del personal publicado en febrero por el Banco de la Reserva Federal de Nueva York apuntaba a varios factores. Altos niveles de deuda estudiantil – que aproximadamente el 40 por ciento de todos los adultos jóvenes ahora llevan, frente al 26 por ciento en 2001, es un factor importante. Otros expertos apuntan a un mercado laboral que aún se está recuperando, lo que hace que los bienes raíces propios o de alquiler por separado sean difíciles de costear para los adultos jóvenes. Otros estudios sugieren que volver a casa después de la universidad es algo mucho más aceptable, incluso moderno, de lo que podría haber sido para la generación anterior.
Es posible que muchas familias “boomerang” sigan siéndolo durante algún tiempo. Para los padres propietarios que también pueden estar haciendo malabarismos con las responsabilidades "sándwich" de cuidar a parientes mayores, es fundamental prestar atención a los detalles financieros y de comportamiento de acoger a la familia. Aquí hay algunas sugerencias para considerar:
Primero establezca sus prioridades financieras. Operar una casa cuesta más cuando más personas utilizan los servicios públicos, los alimentos y desgastan más la propiedad. Acoger a la familia tampoco debería descarrilar las metas profesionales de los padres o la planificación de la jubilación, ni debería disminuir otros objetivos financieros necesarios, como maximizar los ahorros o eliminar la deuda. Es por eso que los hogares monoparentales o monoparentales pueden comenzar con una evaluación financiera completa antes de dar la bienvenida a niños o ancianos a casa. Una discusión con asesores financieros y fiscales calificados podría valer la pena para determinar cuánto gasto puede asumir. Para arreglos que van más allá del alojamiento gratuito para el apoyo directo en efectivo de los miembros de la familia, impuesto sobre donaciones deben explorarse los problemas.
Piense en las reglas de la casa. Vivir con la familia no significa necesariamente una relación estricta entre propietario e inquilino, pero los adultos que viven bajo el mismo techo deben acordar si el dinero será parte del acuerdo además de las reglas básicas que rigen cómo operarán todos los adultos. Pregunta a asesores de confianza si cobrar una renta mensual o servicios en especie (tareas, reparaciones, etc.) tiene sentido en tu situación. Si decide aceptar el alquiler, sepa que hay posibles cuestiones fiscales en función de la estructura, el plazo y los gastos relacionados con dicho acuerdo. Es posible que se requiera documentación legal, pero también puede haber gastos de alquiler que puede deducir.
Establecer líneas de tiempo. En el mundo real, los arreglos financieros rara vez son abiertos. Según el asesoramiento financiero, fiscal y legal que reciba, así como la ley local de inquilinos y las preferencias personales, es posible que esté firmando un contrato de arrendamiento oficial para la estadía de su familiar con un plazo específico de meses o años. Cualesquiera que sean los requisitos, asegúrese de tener un marco efectivo para usted y el otro miembro de la familia que establezca las reglas financieras y de comportamiento que desea cumplir.
Comience con una reunión familiar. Antes de que los hijos adultos o los miembros de la familia extendida se muden, reúna a la familia para conversar. Comience por dejar que su hijo o pariente hable sobre por qué quiere mudarse, si tiene metas financieras relacionadas con el arreglo de vivienda y cuánto tiempo planea quedarse. Comparta la estructura que imagina, incluidos los detalles de pago que consideraría. No importa cómo se llegue a un acuerdo, debe comenzar con una discusión completa de las necesidades, preferencias, términos financieros y, sobre todo, formas de hacer que el acuerdo sea exitoso y fluido. Y una vez que todos estén instalados, mantenga la comunicación: las familias boomerang tienen problemas financieros únicos y continuos que requieren una discusión continua.
Prepárese para realizar un seguimiento de los gastos. Una vez acordado, ajuste el presupuesto de su hogar para realizar un seguimiento de los gastos más altos en alimentos, servicios públicos y otros gastos relacionados con fines de costos compartidos y posibles impuestos. Con suerte, tener a las personas que ama viviendo con usted tendrá muchas recompensas que van más allá de los simples dólares, pero siempre sepa cuánto le está costando el arreglo.
Considere el juego final. Con su hijo o miembro de la familia bajo su techo, tiene la oportunidad de ayudarlo en una variedad de formas más allá de brindarle un lugar para dormir. Si enfrentan serios desafíos financieros, puede considerar ayudarlos a replanificar sus finanzas o brindarles ayuda directa para reiniciar sus vidas. Muchos padres ahorran o invierten discretamente el “alquiler” de sus hijos con un plan para presentar los ahorros como un regalo cuando alcancen las metas financieras y estén listos para mudarse. Tales actos generosos requieren una planificación fiscal y financiera inteligente, así que consulte a los expertos sobre estas posibilidades al principio.
En pocas palabras, Con una planificación adecuada y una discusión honesta, las familias boomerang pueden crear arreglos de vivienda que sean financieramente exitosos y que acerquen aún más a los familiares.
Este artículo está destinado a proporcionar información general y no debe considerarse un asesoramiento legal, fiscal o financiero. Siempre es una buena idea consultar a un asesor legal, impositivo o financiero para obtener información específica sobre cómo se aplican ciertas leyes a usted y sobre su situación financiera individual.
Nathaniel Sillin es el director de educación financiera global de Visa Inc. y dirige el programa de educación financiera de la empresa en los Estados Unidos, que incluye los programas galardonados Practical Money Skills for Life y What's My Score. Como parte de su trabajo en Visa, Sillin es un orador público frecuente y una voz activa en la comunidad de educación financiera.
Los puntos de vista expresados ​​son los puntos de vista personales del autor y no representan los puntos de vista de la National Foundation for Credit Counseling, sus empleados, sus miembros o sus clientes.