Mejorar sus posibilidades de éxito en la refinanciación de préstamos estudiantiles

imagen

La deuda de préstamos estudiantiles es un componente común para obtener un título universitario para muchos graduados. De hecho, las últimas estadísticas destacan el creciente número de graduados universitarios con deuda por préstamos estudiantiles, muchos de los cuales salen de la escuela con casi $30,000. Independientemente de la cantidad, la deuda de préstamos estudiantiles puede ser una carga financiera que dura varias décadas.

Hay muchas maneras de manejar esta deuda, y casi todas vienen con una buena cantidad de advertencias. Una de esas formas es la refinanciación. Un refinanciamiento de préstamos estudiantiles significa obtener un nuevo préstamo para pagar uno o más saldos de préstamos estudiantiles, dejando solo un préstamo bajo nuevos términos. Si refinancia, puede obtener un préstamo a una tasa más baja. Suena fácil.

Por supuesto, hay una trampa. La refinanciación de préstamos estudiantiles no es una victoria simple para todos los estudiantes. Aquí hay varias cosas que debe saber para mejorar sus posibilidades de refinanciar un préstamo estudiantil con éxito.

Pros y contras de la refinanciación de préstamos estudiantiles

  •  Reduce los costos generales

La refinanciación de préstamos estudiantiles puede ser muy tentadora. Primero, los solicitantes calificados pueden obtener una tasa de interés única que sea más baja que la tasa ofrecida en los préstamos originales. Esto puede reducir drásticamente el costo total de los préstamos con el tiempo.

  • Puede reducir los pagos o disminuir el tiempo de pago

Además, el refinanciamiento de la deuda de préstamos estudiantiles proporciona una estrategia para reestructurar el pago. Algunos graduados pueden extender el plazo de pago para disminuir la carga sobre el flujo de efectivo, mientras que otros pueden optar por acelerar su pago con un plazo más corto.

  • ¡Es difícil calificar!

Uno o más de estos beneficios pueden hacer que el refinanciamiento de préstamos estudiantiles sea beneficioso para los estudiantes que se gradúan con deudas. Sin embargo, la refinanciación de préstamos estudiantiles no es tan simple como completar una solicitud y recibir los fondos para el nuevo préstamo. Los prestamistas analizan varios factores, incluido el historial crediticio, la puntuación, los ingresos y, en algunos casos, las trayectorias profesionales de los prestatarios.

La combinación de estos factores de aprobación puede hacer que sea increíblemente difícil calificar para un préstamo estudiantil refinanciado, especialmente justo después de la graduación. Afortunadamente, hay formas de mejorar las posibilidades de obtener la aprobación de un prestamista privado.

Qué considerar antes de solicitar un refinanciamiento de préstamos estudiantiles

Antes de solicitar un refinanciamiento de préstamos estudiantiles como graduado, es esencial considerar los siguientes puntos que los prestamistas privados revisan con cada solicitud. Comprender estos requisitos comunes para la calificación ayuda a fortalecer su solicitud desde el principio.

  • Necesita Excelente Crédito


En primer lugar, los prestamistas privados quieren estar seguros de que el préstamo que ofrecen a un nuevo prestatario no es de alto riesgo. Para evaluar el riesgo de un solicitante, los prestamistas analizan más de cerca el historial crediticio. Específicamente, buscan errores en la gestión de crédito en el pasado, como pagos atrasados, cuentas de cobro o quiebras. Los prestatarios de préstamos estudiantiles que tienen estos problemas en su informe crediticio no tienen tanta probabilidad de ser aprobados para un nuevo préstamo refinanciado.

Para mejorar las posibilidades de una solicitud de refinanciamiento exitosa, comience por consultar su informe de crédito y verifique su puntaje. Ningún los errores encontrados en su informe pueden ser disputados y es de esperar que se elimine relativamente rápido. Si tiene un historial de crédito mínimo o marcas de errores financieros en el pasado, piense en sus opciones para reconstruir su crédito antes de aplicar Abrir una tarjeta de crédito garantizada o sacar un préstamo pequeño, y hacer los pagos a tiempo todos los meses, puede ayudar a mejorar su perfil crediticio para los prestamistas privados. Lo mismo se aplica a los pagos puntuales de sus cuentas corrientes, entre las que se incluyen sus préstamos estudiantiles actuales.

  • Necesitas Ingresos Altos


Además de un sólido historial crediticio y puntaje, los prestamistas privados también quieren saber que usted tiene la capacidad de pagar el nuevo préstamo refinanciado con facilidad. Para cumplir con este requisito, los prestamistas analizan su historial de ingresos y su potencial de ingresos futuros. Sin ingresos estables o un largo historial de empleo, es posible que no tenga muchas posibilidades de obtener la aprobación de un préstamo estudiantil refinanciado.

Si su ingreso no cumple con los requisitos mínimos para un prestamista privado, tiene algunas opciones. Buscar un nuevo empleo no siempre es una tarea fácil, pero pedir un aumento o una promoción con su empleador actual puede ayudarlo con los requisitos de ingresos para una solicitud. Además, existen innumerables opciones para obtener ingresos adicionales a través del trabajo por contrato o por cuenta propia. Los ingresos por cuenta propia pueden ayudar, pero asegúrese de recibir una cuenta detallada de los ingresos que recibe de 1099 para demostrar los ingresos complementarios.

Poniendolo todo junto


Obtener la aprobación para el refinanciamiento de un préstamo estudiantil con un prestamista privado no es una hazaña simple, pero seguir los pasos anteriores puede mejorar sus posibilidades de una solicitud exitosa. Si estos elementos de acción no están dentro de sus capacidades en este momento, puede valer la pena considerar la realidad de la situación. Para algunos graduados, es mejor posponer una nueva solicitud de refinanciamiento de préstamos estudiantiles hasta que sus posibilidades de aprobación mejoren naturalmente.

Por ejemplo, tomar varios meses para pagar cualquier deuda, como préstamos estudiantiles, aumentará su puntaje de crédito con el tiempo, lo que lo convierte en una aplicación más sólida. Del mismo modo, esperar nuevas perspectivas de trabajo en lugar de apresurarse a plantear una pregunta o un ascenso puede ser una decisión más inteligente a largo plazo.

Es importante no solo considerar su necesidad de refinanciar un préstamo estudiantil, sino también sus circunstancias actuales y futuras. Asegúrese de pensar en sus opciones para mejorar su aplicación mientras evalúa su capacidad para hacerlo con facilidad.

Por el autor invitado Andrew Rombach, asociado de contenido de LendEDU – un mercado de productos financieros y un sitio web de educación para el consumidor.

Al considerar la refinanciación, siempre es una buena idea hablar con alguien que conozca todas las opciones de pago y que pueda ayudarlo a obtener un plan que pueda pagar. La NFCC tiene asesores de préstamos estudiantiles sin fines de lucro disponibles para ayudar. Póngase en contacto con uno ¡hoy!