Cuatro formas de refinanciar su hipoteca con un crédito imperfecto

imagen de ilustración de blog
imagen

Comprar una casa es un pilar principal del sueño americano. Pero para algunos propietarios, una hipoteca puede parecer un ancla pesada.

Si el pago de su hipoteca es una carga, refinanciar el préstamo podría brindarle algo de ayuda. Un préstamo de refinanciamiento hipotecario puede potencialmente reducir sus pagos mensuales, reducir sus tasas de interés o hacer ambas cosas. Si tiene puntajes crediticios que no son perfectos, tendrá algunas dificultades para calificar para un refinanciamiento, pero no es imposible.

1. Busque formas de mejorar sus puntuaciones

Sus puntajes de crédito juegan un papel directo en si califica o no para nuevos préstamos y ayudan a determinar las tasas y tarifas que paga por el préstamo. Entonces, antes de solicitar un refinanciamiento, verifique cómo podría mejorar sus puntajes.

Puede comenzar obteniendo los tres informes de crédito de AnnualCreditReport.com y dándoles una reseña. Si no está seguro de cómo leer los informes o desea asesoramiento profesional para realizar mejoras, programe una cita con un Consejero de crédito certificado por la NFCC. Dependiendo de los detalles de su situación, un consejero podría recomendar alguna o todas las siguientes acciones:

  • Disputa errores en tus informes de crédito.
  • Pídele a un familiar con buen crédito que te agregue a una de sus tarjetas de crédito como usuario autorizado.
  • Ajusta tu presupuesto y pagar la deuda de la tarjeta de crédito.
  • Solicite un aumento en el límite de su tarjeta de crédito (pero no aumente su saldo).
  • Trabaje con el Departamento de Educación para consolidar sus préstamos federales para estudiantes o inscribirse en un plan de pago basado en los ingresos.
  • Si está atrasado en los pagos de sus deudas, haga un plan con su consejero para ponerse al día con ellos.

Incluso si no puede elevar su puntaje crediticio al rango de “bueno” o “excelente”, es posible que pueda ganar puntos y calificar para más y mejores préstamos.

2.Hable con su prestamista actual

Puede parecer que a su prestamista no le importan sus problemas hipotecarios, pero lo mejor para él es ayudarlo a permanecer en su casa.

Dependiendo del prestamista y del tipo de préstamo, es posible que tenga opciones especiales para refinanciar. El prestamista también puede considerar calificaciones alternativas fuera de su puntaje crediticio para calificarlo para un refinanciamiento, como su historial de pagos puntuales de su hipoteca.

Si su préstamo está respaldado por un programa gubernamental, como la FHA, USDA, VA, Fannie Mae o Freddie Mac, podrías tener acceso a programas de asistencia especiales. Por ejemplo, RefiNow de FannieMae El programa de refinanciamiento no tiene un requisito de calificación crediticia. Otras opciones pueden incluir:

  • Paciencia: Una pausa temporal o reducción en el pago de su hipoteca.
  • Modificación de préstamo: Una reducción en su pago mensual, posible al extender su cronograma de pago.

Para saber qué hay disponible, comuníquese con la entidad administradora de sus préstamos, explíquele su situación y pídale que le indique sus opciones.

3. Busque un nuevo prestamista

Muchos prestamistas exigen puntuaciones de crédito de 620 o más para aprobar un préstamo de refinanciamiento, pero algunos son más flexibles. Por ejemplo, los refinanciamientos de la FHA y VA están disponibles para prestatarios con puntajes de crédito de 580 o incluso menos en algunos casos. Para saber qué hay disponible, compare precios y compare los requisitos de los prestamistas.

Algunos prestamistas hipotecarios pueden considerar otros factores, además de su crédito, para aprobarle un refinanciamiento. Si su perfil de prestatario es sólido en una de estas otras áreas, tendrá más posibilidades de calificar:

  • Ingresos altos y estables
  • Historial de pagos hipotecarios a tiempo
  • Ahorros considerables en efectivo
  • Deuda baja
  • Valor significativo en su casa 

Todos estos factores reducen el riesgo del prestamista y pueden hacerlo más dispuesto a aprobar su refinanciamiento. Sólo tenga cuidado con cualquier prestamista que garantice la aprobación independientemente de su crédito u otras condiciones, ya que pueden estar ofreciendo préstamos predatorios con tarifas ultra altas y/o términos confusos.

4. Solicite con un codeudor

Los prestamistas hipotecarios pueden estar más dispuestos a considerar un refinanciamiento si tiene un aval. Tener un aval ayuda porque es una segunda persona que se compromete legalmente a hacerse responsable de los pagos del préstamo. Si no cumple con su hipoteca, el aval enfrenta las mismas sanciones que usted, incluidos daños crediticios y pérdida de propiedad.

Preferiblemente, su codeudor debe ser alguien con un crédito bueno o excelente y un historial de ingresos sólido y estable, pero alguien con calificaciones menos ideales aún puede ayudar. 

Otras formas de hacer que la propiedad de vivienda sea asequible

Existe la posibilidad de que necesite tiempo para trabajar en su crédito antes de poder refinanciar. Si refinanciar no es una opción en este momento, intente buscar otras formas de reduzca sus gastos de propiedad de vivienda mientras tanto.

Para algunos propietarios, descartar el seguro hipotecario privado (PMI) es una opción. Los prestamistas generalmente exigen que usted pague el PMI hasta que haya obtenido el 20 % del valor líquido de su vivienda, lo que significa que su casa vale un 20 % más que el monto que debe en su hipoteca. Si ha alcanzado esa marca, comuníquese con la entidad administradora de sus préstamos y pídale que cancele su PMI.

Según una investigación de Nerdwallet, también podría ahorrar $1,000 o más por año buscando un seguro de vivienda más económico. Para reducir sus gastos, comuníquese con su aseguradora para ver si califica para algún descuento y descubra si puede ahorrar dinero combinando múltiples productos de seguro. Asegúrese de comparar su precio con descuento con otras ofertas en el mercado para asegurarse de obtener la mejor oferta.

Si está buscando aún más formas de reducir gastos y mejorar su panorama financiero general, comuníquese con un consejero de crédito al consumo Lo antes posible